sábado, 27 de marzo de 2010

CUBA final del viaje

Sentimos el calor, la humedad pese a estar avanzados en la noche, ya podemos dejar atrás los abrigos, hemos aterrizado en el aeropuerto de Santiago de Cuba, a partir de este momento comienza la aventura…
El aeropuerto de Santiago no es el mejor lugar para explicar en qué consiste un equipo de vuelo y eso nos obliga a alargar un tiempo nuestra estancia en él, hasta que conseguimos exponer al personal de la aduana como volamos colgados de una tela con unos determinados equipos y lo que es aun más sorprendente, les convencemos de que la tela ahí enrollada es demasiado grande para revisarla entera, y que la radio es para hablar exclusivamente entre nosotros, no obstante, te obligan a llevártela de nuevo del país cuando regreses. Por regla general la gente no conoce el parapente.
Salimos casi comenzada la madrugada para Santiago, Sergio nos buscó alojamiento para pasar nuestra estancia. Al día siguiente tras la puerta de nuestra habitación todo un horizonte de montaña, nos encontramos en frente de la Sierra Maestra. Más próximo a nosotros un tremendo caos protagonizado por gallos, cerdos y coches de la década de los cincuenta, entremezclado a su vez con vegetación tropical, humo y casas de planta baja y de avanzada edad.
Durante nuestros días en Cuba, hemos estado en distintas casas particulares y realmente el servicio es muy bueno y la gente te cuida, además es relativamente económico. Ahora, si están buscando un alojamiento, un taxi, ron,chicas o tabaco están en el lugar acertado, todo el mundo conoce o tiene algo de esto para ofrecerle.
En Santiago la zona de vuelo principal, Puerto Boniato, se encuentra a muy pocos kilómetros. Se trata de una ladera amplia con unos 300 metros de desnivel, con unas magnificas vistas a toda la bahía de Santiago y mar Caribe. En la zona se vuela de Sur, funciona con la marinada, tras dejar al sol realizar su trabajo. Nos permite volar en condiciones térmicas potentes hasta aproximadamente las cuatro y media de la tarde y a partir de ahí un vuelo dinámico laminar relajadísimo. Realmente un verdadero placer girar térmicas perfectamente formadas en pleno mes de febrero. La zona cuenta con dos despegues y una ladera de varios kilómetros, aunque se debe tener cuidado con la prisión de Boniato que se encuentra justo debajo de uno de ellos y te puedes buscar un alojamiento a un precio excesivamente módico.
el trasporte no e facil conpay, bici taxi, coche caballos, camión ganadero, guagua o botella (a dedo)
toda una aventura




5 comentarios:

Montse dijo...

¡Cuanto tiempo sin saber nada!. Me alegro que este viaje haya ido bien, Bonitas fotografias desde las alturas,. ....Si las tengo que hacer yo, no las tendriais, jejeje, tengo pánico a las alturas, de ver estas fotografías, ya me coge un cosquilleo en los pies.

ZáLeZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ZáLeZ dijo...

No se que hecho, el comentario suprimido era mío.
Buen viaje el que habéis tenido. Y eso sí el patio de la cárcel es un buen lugar para aterrizar y que os salga el alojamiento gratis.
A la espera de los vuelos.
Un saludo,

Anónimo dijo...

estupendo viaje ,para cuando otro
?

Cantares dijo...

Uau!
Yo no me atreverìa pero me parece muy bello.
Me encantò!
Besos